martes, 8 de junio de 2010

PARODIA FEMENINA...MUJERES TRAS BAMBALINAS


Hay mujeres…de mujeres…. Es cierto que somos la contraparte del hombre (perfeccionada por supuesto) pero también tenemos nuestras grandes deficiencias, en especial cuando se trata de lo que nos diferencia de esos “seres egocéntricos” llamados hombres a quienes ya les dediqué mi parodia masculina… y hoy para su gracia y tino les traigo la revancha!

Hoy por hoy, a pesar de lo que crean, voy a reírme de mi género… voy a poner de manifiesto todas aquellas cosas que nos ponen en la mira del francotirador de la vida y que nos hace tan vulnerables ante el caótico género masculino.

Las mujeres somos tan emotivas (pero también tan ilusorias…) que muchas veces caemos en el pedagógico mundo de ser engañadas… y le llamo pedagógico simplemente porque parece que fuimos educadas para ser estratégicamente engañadas, basándonos exclusivamente en los sentimientos que a nosotras nos sobran, mientras a otros, parece que les faltan (como les falta casi todo, jijiji)

Ay cuantas cosas nos gustan a las mujeres… además de los zapatos, los bolsos, los corazones y cupido y el tan acariciado sueño de un hermoso hogar, NOS GUSTA EL DRAMA!! y también el sueño rosa de enamorarnos, aunque esto incluya a un hombre, jejeje aunque debo confesar que entre todo mi sarcasmo es simplemente inevitable pasar acariciando con mi látigo a los tan queridos y temibles hombres, por los que las mujeres tantas veces hemos llorado...PERO YA... aquí voy con la parodia femenina, donde aunque sea mujer, no tendré escrúpulos y estoy decidida a hacer pedazos a mi propio género con sus deficiencias (pues nuestras virtudes, hablan por sí solas) pero nuestros defectos, están acabando con la paciencia masculina!!

2 comentarios:

Eileen Ovalle © dijo...

Hola José! Muchas gracias por tu lindo mensaje, me encantó y que bueno que la disfrutaste!

Hasta siempre!
Eileen

ALEJANDRO LEAL dijo...

HOLA
MAGNIFICOS DECRETOS FEMENINOS LA FELICITO, QUE SIGA CRECIENDO LOS DECRETOS Y PARA LOS HOMBRES TAMBIEN.

SALUDOS DESDE MEXICO

ALEJANDRO LEAL